Prácticas contemplativas

Meditación

El propósito de la meditación es transformar la mente. El primer paso es lograr una mente serena.

Podemos encarar el tema de la meditación desde una perspectiva religiosa. Pero es posible también entender la práctica meditativa como algo natural, una herramienta para desarrollar buenas cualidades de la mente y el corazón.

El primer paso consiste en “retirar” la mente de la compulsiva atracción que generan en nosotros los estímulos sensoriales y la conceptualización. Este retiro, sin embargo, no tiene que llevarnos a una suerte de embotamiento. Nuestra mente tiene que permanecer alerta y consciente. De este modo, el estado natural de la consciencia puede manifestarse espontáneamente.

Llamamos “estado natural de la mente” a aquel en el cual la consciencia no se encuentra afligida por memorias y pensamientos del pasado, ni por aflicciones y pensamientos respecto al futuro. La mente en su estado natural permanece en estado de neutralidad.

Este estado natural es una suerte de ausencia, de vacío (las emociones perturbadoras y los pensamientos no nos afectan). Pero además, se trata de un estado que se caracteriza por su claridad o luminosidad subyacente. Cuando descubrimos ese vacío y esa luminosidad co-emergente empezamos a apreciar la naturaleza de la mente.

Hay otras técnicas y prácticas meditativas. Lo importante es saber combinarlas de manera adecuada, equilibrando el estudio y el aprendizaje con las prácticas contemplativas y meditativas. Nuestro camino debe ser un camino medio entre un exceso de intelectualización y un exceso de aplicación técnica que vaya en detrimento de la comprensión auténtica.

Retiros

Los retiros contemplativos tienen como objetivo alejarnos de las distracciones usuales para que podamos enfocarnos en una disciplina específica. Existen diversos tipos de retiros. Pueden ser solitarios o grupales, religiosos o seculares. Lo esencial es que utilizamos la oportunidad de silencio y quietud que nos ofrece el refugio provisional para exponer a la consciencia a cuestiones personal y espiritualmente relevantes.

 

Ver Programas de formación