Principios

  • Interdependencia y no violencia.
  • Ecuanimidad, amor y justicia
  • Responsabilidad universal
  • Diálogo y libertad
  • Las prácticas contemplativas ofrecen diversos caminos de realización personal y espiritual. Todas estas disciplinas e itinerarios tienen como propósito último el autoconocimiento y la autotransformación de los individuos. La perspectiva que adoptan estas prácticas es introspectiva y están inspiradas en una visión de plena realización de nuestros potenciales.
  • Las prácticas contemplativas están basadas en los principios básicos de la interdependencia y la no violencia.
  • Sobre la base de estos principios básicos y las actitudes que los acompañan, las prácticas contemplativas promueven el reconocimiento de la estrecha relación que mantenemos con los diversos círculos de nuestra pertenencia, a nivel local, nacional y global. La superación del individualismo conlleva la asunción de nuestras responsabilidades civiles y ciudadanas en los ámbitos sociales, políticos, económicos y culturales.
  • La preservación y la promoción de la vida humana no pueden ocurrir en detrimento de la vida y el bienestar de otras especies animales no humanas y la destrucción de la biósfera. Las prácticas contemplativas promueven una reflexión y una acción responsable en torno a la diversidad biológica y la naturaleza física en general.
  • El espíritu que anima las prácticas contemplativas es un espíritu de libertad que favorece el diálogo entre diversas tradiciones religiosas, filosóficas y científicas, que asume los desafíos de la secularización y promueve el intercambio ecuménico y cultural.

 

Ver Programas de formación